Orientación a resultados: ¿Qué hay más allá de la meta?

La orientación a resultados es la tendencia a concretar los resultados con altos niveles de calidad y rendimiento de manera ininterrumpida. Consiste en superar los propios estándares de excelencia y buscar de manera activa la mejora continua.

Es importante notar que orientación a resultados no significa lo mismo que “el fin justifica los medios”. Por el contrario, una persona orientada hacia el logro de sus metas tiene una actitud positiva y de responsabilidad propia, compromiso y pasión con lo que hace. Esta actitud, muchas veces llamada en inglés accountability, es difícil de desarrollar cuando una persona no está realmente convencida de querer lograr algo. Pero cuando cuenta con la actitud correcta, la postura natural de cualquier persona es dar lo mejor de sí misma.

 

La meta

Una de los rasgos distintivos de una persona orientada hacia resultados es la claridad que tiene sobre lo que quiere lograr. Aunque parecería obvio, definir detalladamente un objetivo es una de las tareas más importantes y comúnmente olvidadas al iniciar un proyecto personal o laboral. En el ámbito profesional, las metas pueden definirse o negociarse conjuntamente con la organización, de manera que resulten lo suficientemente atractivas para que la persona mantenga su enfoque hasta lograrlas.

Hay varias técnicas para la definición de metas, como la utilización del acrónimo SMART (por sus siglas en inglés). Lo más importante es que la meta que se defina sea específica y que tenga un límite temporal.

Las metas que se plantea una persona orientada a los resultados se caracterizan por formar parte de una visualización más amplia del futuro. Esto no quiere decir que estas personas sepan exactamente qué sucederá en el mediano o largo plazo. Lo que si saben, es lo que desean conseguir, dónde quieren estar y qué quieren estar haciendo dentro tres, cinco o diez años. Esta visualización no sólo facilita la planeación de sus acciones y metas intermedias, sino que brinda un mayor e invaluable enfoque en las actividades que realizan. De esta forma, las personas orientadas a los resultados constantemente se preguntan cómo es que lo que están haciendo tiene relevancia para sus metas futuras.

 

El combustible

Se suele relacionar la orientación al logro con un alto nivel de automotivación. Una persona motivada genera mecanismos internos que le permiten esforzarse e ir más allá en la ejecución de sus actividades para lograr los mejores resultados. Un factor importante para que una persona sea a la vez automotivada y orientada a los resultados es que los objetivos que se plantea conseguir deben ser congruentes con sus valores.

Una persona que realiza actividades alineadas a sus valores, intereses y metas, persevera y enfrenta los retos que se le presentan desde un enfoque de deseo. Por el contrario, una persona que persigue un objetivo que no hace eco con sus principios, puede esforzarse, pero tarde o temprano se consumirá toda su energía. Esta persona estará operando bajo el enfoque de “tengo que hacer las cosas”. Esta es la razón fundamental por la cual muchas personas pueden encontrar una verdadera pasión y una forma de vida sana en actividades que para otros parecerían meros pasatiempos.

 

La competencia

Por otra parte, la orientación a resultados se relaciona con la adaptación y flexibilidad ante las condiciones cambiantes del entorno. Las personas orientadas a los resultados saben que muchas veces los planes no salen como se espera. Sin embargo, generalmente están preparadas para estos casos. Tener claridad sobre la meta por conseguir permite mantener un enfoque positivo y visualizar rutas alternas para conseguir de la mejor forma posible llegar a la meta establecida.

Igualmente, esta orientación habla de la calidad de los resultados y no de su cantidad. Un resultado sobresaliente busca el máximo rendimiento y mantenerse por encima de los estándares de calidad, tiempo y eficiencia que se obtuvieron previamente. Bajo esta perspectiva, la competencia no está en lo que hacen los demás, sino en lo que uno mismo ha logrado y la manera de mejorar de forma continua. Esto supone un ejercicio de autobservación y autocrítica profundo, que permita identificar los aspectos más relevantes que se deseen fortalecer o que se deseen eliminar.

Para lograr entrar en un ciclo de autocrítica y mejora continua, muchas personas optan por contratar un coach ejecutivo. El trabajo del coach consiste en acompañar a la persona y hacerle ver puntos de vista diferentes que lo acerquen a su meta, desde una perspectiva que abra posibilidades y permita la adquisición de nuevas habilidades, actitudes y hábitos.

 

A pesar de que la orientación a resultados es una de las competencias más demandadas por las empresas, algunas organizaciones suelen utilizar incorrectamente este término. Al igual que muchos otros conceptos que forman parte de las tendencias o prácticas de vanguardia, suele adoptarse porque “suena bien” o son vistas como modas, sin conocer sus implicaciones. La orientación hacia los resultados va mucho más allá del conseguir los resultados de un puesto o por los resultados que son planteados por la empresa, sean cuales sean. Por el contrario, trata sobre la adquisición de un compromiso real para conseguir un objetivo y hacerlo de la mejor manera posible. Para que una persona adquiera esta responsabilidad, antes tendrá que estar convencido sobre su importancia e impacto, y -como ya lo hemos mencionado- tendrá que alinearse a sus valores y principios de vida.

Por último, la orientación a resultados es una de las características que tienen en común las personas de alto rendimiento. Para conocer las diez características de las personas con un rendimiento superior, visita nuestro artículo anterior aquí.

 

En Saphi Solutions podemos acompañarte a ti y tu organización a alcanzar y superar sus metas de forma consistente e innovadora. Ponte en contacto con nosotros y juntos generemos sinergias, escríbenos a contacto@saphi.solutions.

Recuerda igualmente seguirnos en nuestras redes sociales.

Facebook       |        LinkedIn     |     Instagram        |        Twitter

//saphi.solutions/wp-content/uploads/2020/06/Recurso-1.png

Efraín Zapata es socio consultor en Saphi Solutions donde apoya a las organizaciones a ser más productivas y eficaces a través de potenciar su talento humano. Es maestro en Desarrollo Organizacional por la Universidad de Monterrey, así como Coach Ejecutivo y licenciado en Psicología Organizacional por el Tecnológico de Monterrey.
Puedes contactarlo en ezapata@saphi.solutions