Adaptado por Saphi Solutions de: How the Coronavirus Crisis Is Redefining Jobs, por Ravin Jesuthasan, Tracey Malcolm and Susan Cantrell. Harvard Business Review.

Abril, 2020

Muchas personas están desarrollando labores que nunca se hubieran imaginado apenas hace unas semanas, por ejemplo, casas de moda produciendo cubrebocas y armadoras de carros haciendo respiradores. Los líderes tienen una gran oportunidad para re-imaginar las actividades y reacomodar el trabajo para responder de una mejor forma a las necesidades cambiantes de la organización, sus clientes y colaboradores. Se proponen tres formas de aprovechar el trabajo, talento y habilidades donde y cuando son más necesarias, reforzando la agilidad y resiliencia en estos tiempos inciertos.

El objetivo es hacer que el trabajo más crítico sea lo más rápido y eficiente posible. Para ello se busca liberarse de las restricciones del trabajo o de los puestos en sí mismos y permitir que las funciones y tareas evolucionen junto con sus retos en tiempo real. Se crean redes de equipos empoderados para operar fuera de la estructura jerárquica y burocrática para responder más asertivamente.

Algunas organizaciones como Allianz y Cisco han implementado mercados internos de proyectos que permiten fragmentar el trabajo en tareas y proyectos en los que participan personas de cualquier área de la organización con disponibilidad y en los que aprovechan sus habilidades (tanto generales como especializadas). A través de este sistema las empresas pueden rápidamente absorber el trabajo de personas ausentes por enfermedad, añadir miembros a proyectos críticos y lidiar con la falta de nuevas contrataciones, al tiempo que se da oportunidad a los colaboradores de aprender y desarrollar habilidades diferentes a las que siempre utilizan.

Deconstruir el trabajo en componentes más pequeños también permite agrupar tareas que pueden realizarse de forma remota o en otras locaciones, identificando aquellas actividades críticas que requieren hacerse en sitio para limitar la movilidad y presencia de personas en ciertas locaciones.

Para otro tipo de trabajo, la automatización puede mejorar el tiempo de respuesta y liberar a colaboradores de actividades rutinarias o que pueden ser desempeñadas de forma provisional por software.

Por último, como líderes debemos tener conciencia de la interacción con un ecosistema mayor para fortalecer la resiliencia tanto de la organización como de su entorno. Una respuesta innovadora es desarrollar un intercambio de talento entre diferentes organizaciones, aprovechando la disponibilidad de personas con poca carga, debido a la crisis para fortalecer a las empresas con alta demanda de trabajo por la misma. Compartir colaboradores y talento de esta forma no solo ayuda a responder a la crisis, sino que refuerza el tejido interinstitucional y compromiso con los colaboradores y la sociedad.